Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto | Más información
Concentración de huesos de fauna en una de las zonas del yacimiento consideradas como vertederosConcentración de huesos de fauna en una de las zonas del yacimiento consideradas como vertederos (Palmira Saladié / IPHES)

El yacimiento del Abric Romaní (Barcelona) aporta más datos de cómo era la vida de los neandertales hace 60 mil años

Septiembre 2017

Del 8 al 30 de agosto de este año un equipo de investigadores del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES), en buena parte miembros del Equipo de Investigación de Atapuerca (EIA), ha participado en la XXXV campaña de excavaciones del yacimiento neandertal del Abric Romaní (Capellades, Barcelona), bajo la dirección de Eudald Carbonell, en codirección con Palmira Saladié y Gema Chacón, investigadoras en el IPHES.

Los trabajos de excavación este verano se han centrado en el nivel Q del yacimiento, donde grupos neandertales de hace 60 mil años dejaron testimonio de sus actividades cotidianas. En este nivel, durante esta campaña y los dos anteriores, se han hallado más de 12 mil restos, unos 7 mil de fauna y unos 5 mil de herramientas de piedra. Las herramientas de piedra están producidas por diferentes materias primas como el sílex, el cuarzo y la caliza. Respecto a la fauna, se han recuperado huesos de caballos, ciervos y cabras, producto de la actividad de caza de los neandertales para su alimentación. Además, este yacimiento destaca por la presencia de hogares bien conservados, y durante esta campaña el equipo ha excavado más de 30, que permitirán reconstruir el espacio doméstico de un grupo familiar neandertal.

Los objetivos de la investigación en el entorno del Abric Romaní están relacionados con la reconstrucción paleoetnográfica, desde una perspectiva social, de los grupos cazadores del Paleolítico medio. Durante la campaña del próximo año se espera iniciar el siguiente nivel de la estratigrafía, el R, de unos 62 mil años de antigüedad.

Estas excavaciones forman parte del proyecto de investigación “Abric Romaní-Cinglera del Capelló” (Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya, 2014/100576).

© 2017 | Todos los derechos reservados | Política de Cookies | Política de Privacidad